>> FALLOS

En 2009 trabajaba como periodista en RTVE. Sí, soy viejísima pero lo que te quiero contar es que aquí lo que hacía era juntar imágenes para contar que un político la había cagado con la gestión en una catástrofe de avión por ejemplo y esto se hace siguiendo unas normas.

Las imágenes deben ir en orden secuencial, temporal. La info que damos no debe confundir ni alterar el orden de los acontecimientos. Debe ser fiel a lo que ocurrió de verdad.

¿Sabes eso de que pasan cosas que has visto pero como si no?

Lo que decía Tyler Durden de los fotogramas porno que se cuelan en las pelis infantiles… los más jóvenes no lo entenderéis pero ver el Club de la Lucha siempre es una buena idea.

Bueno, pues a veces en una escena pasa algo que no tiene continuidad con la siguiente: Mira cómo se sienta Harry enfrente de Hermione y luego la tiene justo al lado. ¿Magia de la suya? que va, es un FALLO DE RACCORD

Después comencé a trabajar en el Congreso de los Diputados para uno de los tres políticos más importantes del país, era un tío muy normal pero ojo, que la miga viene ahora: 

¿Por qué la comunicación no funcionaba? porque si le das argumentos fiables y razonados a una persona no cambia de opinión?

Esto iba de otra cosa. 

Me rompía la cabeza que el esfuerzo que hacíamos no sirviera para nada. ¿Cómo podían no votarle todos en masa?

Pues bien, esto ocurre porque la comunicación no es un proceso racional. 

Cuando entiendes esto, tu vida, tu negocio y la manera de relacionarte con los demás cambia. 

Nuestros cerebros procesan la información con reglas bastante ilógicas en nuestra manera de entender el mundo. 

 

Conocerlas hace posible la comunicación efectiva. 

 

Las personas no votan por lógica ni por conveniencia.

Votan por otras razones que se escapan a lo que debería ser. Compramos por las mismas razones: Nuestra manera del ver el mundo y el lugar que nosotros ocupamos.

Por eso, entender cómo configura cada persona su realidad es lo único importante para comprenderle y ofrecerle información significativa. Es la única manera de que nos hagan caso. Porque te adelanto: spoiler. A el otro solo le importa él mismo, lo que tú tengas que decirle casi seguro le da bastante igual.

 

El ser humano tiene un cableado complejo.

Fruto de intentar reducir esa complejidad se producen fallos. Fallos que nos hacen más imperfectos de lo que pensamos. 

Somos contradictorios. No sabemos lo que queremos ni pro qué hacemos las cosas. Nos arrepentimos de decisiones que tomamos nada más tomarlas.

Hacemos cosas que atentan contra nuestro estado de salud, fumamos, bebemos, comemos porquería. Robamos bolis de la oficina por el mero hecho de hacerlo sin que nos pillen, el jefe se lía con la secretaria y disfruta de la indulgencia de la aventura.

Pero ay si le pilla su mujer y le deja, cuando este se case con la secretaria a los tres días se aburrirá y dejará a la secretaria por la nueva secretaria. Lo que nos gustaba no era la secretaria, era la indulgencia. 

Por eso las marcas que más atención le ponen a su comunicación trabajan con datos y estudios de mercado -no hay tantas haciendo esto y las que sí lo hacen no tienen en cuenta que a veces las personas mentimos y no solemos saber lo que queremos o por qué lo queremos -Para que te hagas una idea en USA el coche más vendido traía un conector del ipod incorporado. Una pieza que vale 3€, las personas decían comprarlo porque era el coche más seguro pero … eso, sabes dónde quiero llegar, no?

Otra mas:

 

Decimos que queremos una ensalada y ser sanitos y no comer sal ni mierdas y MC Donalds se lanza siguiendo sus estudios de mercado a crear su línea Veggie.

Ese año caen en picado. Su competidores Burguer King crece a niveles locos, pero sabes con quién se va la peña que quería una ensalada?

Se van con estos: Heart Attack Grill (Parrilla Ataque al Corazón) Su lema: “Una comida por la que valga la pena morir”, el fundador Jon Basso dijo de su marketing que lo importante aquí era ser sinceros: “Colocamos grandes señales de peligro en la entrada en las que se puede leer que comer aquí es malo para la salud, algo que no ha hecho ninguna otra cadena de comida rápida”.

Entonces, la importancia de saber cómo está configurado nuestro cerebro, con sus fallos e imperfecciones, los deseos ocultos de la audiencia -esos que no nos dicen-, los más importantes- para ser efectivos en nuestra comunicación. Por lo que sea, muchas marcas trabajan cómo si esto no pasara como si todos fuésemos a misa los domingos y estuviésemos enamorados de nuestro marido. Como si fuéramos perfectos y lo entendiésemos todo a la primera…

 

 

 

Saber que esto no sucede así es la diferencia entre tener una comunicación que le interese al otro o hacer lo que mayoría hace no consigue interesar a nadie, del impacto ya nos olvidamos, claro.

Pero por alguna razón actuamos como si todo esto no pasara y las marcas intentan vender como si la lógica dominara en nuestras decisiones. Esto funciona porque necesitamos cosas pero hay una manera más sencilla de ir directos a la venta. 


 

Pero con todo esto, no te lleves una idea pesimista, al contrario, esto hará que todo vaya bien

Porque resulta que conozco las reglas para hacer una comunicación que resuene bien en el cerebro del otro. Por eso >> Intentar vender sin esta información es una forma cara de creer que estamos comunicando. 


Vale, tiene sentido pero …¿entonces qué hago?



Pues me escribes a maria.munoz@falloderaccord.com y me cuentas qué quiere tu marca.


PORQUE DEJAR EL VALOR DE TU PRODUCTO A LA ALEATORIA COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS NO PARECE BUENA IDEA